Macho López, José Cecilio

Versión para imprimir
MACHO LÓPEZ, José Cecilio
Miembro de la Comisión Ejecutiva de JSE en el interior (Madrid)
Madrid (Madrid) 17/07/1914 -- [?]

Fotógrafo. Trabajaba en la empresa Triunfo Films en la calle Serrano 22 de Madrid. Miembro de las Juventudes Socialistas y del Sindicato de Cinematografía de la UGT desde 1932 y afiliado al Círculo Socialista del Norte de la AS de Madrid desde mayo de 1937. Durante la guerra civil estuvo en las Milicias desde noviembre de 1936 a mayo de 1937 que por enfermedad pasó a prestar servicio como miliciano de Vigilancia y Retaguardia en la Comisaría de Congreso. Durante seis meses estuvo en la 18 Brigada Mixta para después regresar a la citada Comisaría siendo destinado en febrero de 1939 a la del distrito de Hospital. Finalizada la guerra fue detenido permaneciendo en prisión desde el 29 de marzo de 1939 hasta el 10 de marzo de 1942 que fue puesto en libertad al ser sobreseída su causa. En la cárcel de Porlier oyó hablar de las reuniones que se celebraban en una taberna de la calle Larra para reorganizar el PSOE y allí se dirigió al recobrar la libertad. Desde 1942 funcionó la Comisión Ejecutiva de JS en el interior integrada por Sócrates Gómez Pérez, Julio Méndez López, Julián Piedra López y Mario Fernández Rico y a la que se incorporó José Cecilio Macho en julio de 1943. Conocido clandestinamente como “Pepe Luis” o “José Luis”. Trabajaba como contable en una fábrica de maderas en la calle Máiquez 46. Fue detenido en octubre de 1943 en la redada que desmanteló el Grupo Socialista de Albañiles y que arrastró en su caída a varios miembros de la JS entre ellos José Cecilio Macho. Fue condenado en Consejo de Guerra celebrado en Alcalá de Henares (Madrid) el 14 de abril de 1945 a 2 años de prisión. Salió de la cárcel con la salud quebrantada debido a las torturas padecidas sobreviviendo pocos años a su puesta en libertad.

Fuentes: AGHD/Madrid (Sumarios 17.475, 123.113 y 130.827); AM/Madrid (Padrones); CDMH/Salamanca (Fichas AS Madrid); C. y J. MARTÍNEZ COBO. La primera renovación…, p. 160