Gómez Montejano, Higinio

administracionfpi

Gómez Montejano, Higinio

Cargo: Guerrillero en Ciudad Real

Nacimiento: ?

Fallecimiento ??/1/1940, Despeñaperros-Sierra Morena

Biografía:

En 1931 era miembro de la UGT de Daimiel. Conocido como “Chucho”(apodo gentilicio de Daimiel). Al final de la guerra se unió al grupo de guerrilleros que comandaba Pedro Parra García, “Chucha” y que también formaban “Beate”, “Curilla”, “Cañadas”, “Borguetas” y los hermanos Piñón(o Piñones); la mayoría de ellos naturales de La Solana. Operaban en las inmediaciones de Manzanares, La Solana, Alhambra, Ruidera y en la zona de Tomelloso. En diciembre de 1941 la guardia civil en celada con el médico de Membrilla mató en el consultorio de este a “Chucha” y “Piñón Chico”, obligando a viudas cuyos maridos habían sido fusilados, a limpiar la sangre del consultorio. Parra García “Chucha”, “Beate” y Gómez-Montejano “Chucho”, fueron acusados de ser los autores de dar muerte a los frailes Pasionistas de Daimiel(*) que apresaron en la estación de Manzanares en julio de 1936. En enero de 1940, “Chucho”, abandonó el grupo y partió hacia Sierra Morena para unirse a las guerrillas que allí operaban. Al ser sorprendido, de manera casual, por la guardia civil en Venta de Cárdenas emprendió la huida adentrándose en Despeñaperros, siendo abatido al lado de las vías del ferrocarril. Su muerte se registró en La Carolina (Jaén) como “Desconocido”.

(*) En las horas posteriores al golpe y con los ánimos en plena efervescencia, se celebró pleno extraordinario del Ayuntamiento el 18 de julio de 1936 (a las 17:00 hubo otro ordinario que correspondía al semanal a las 21:00). Los días 19 y 20, el alcalde Ogallar (católico practicante), de acuerdo con los concejales, llamó al Superior de la Comunidad Pasionista para advertir que conforme se iban desarrollando los acontecimientos no les podía asegurar su integridad. Entre la medianoche del día 21 y la madrugada del 22 un grupo numeroso de anarquistas, de Daimiel y alrededores, sacaron a los religiosos del Convento Cristo de la Luz y se dirigieron al cementerio. La policía municipal, advertida por la Corporación, consiguió a duras penas que los religiosos retornaran al convento. El alcalde llamó de nuevo y les aconsejó que se vistiesen de civiles y se marcharan. La treintena de religiosos (la mayoría eran novicios-estudiantes) se dividieron en grupos: unos fueron a la estación de Manzanares y otros a la de Ciudad Real con el objetivo de llegar a Madrid. Los detuvieron en Manzanares, Ciudad Real, Urda (Toledo) y en Madrid a los que consiguieron llegar. Estos hechos se conocen como “Los Pasionistas de Daimiel” (por ser el lugar donde ejercían).En Daimiel no se ejecutó a ningún religioso en este suceso.

Fuentes:

S. SERRANO. Maquis. – Temas de Hoy, 2006; R. CARRANZA GÓMEZ-CARPINTERO. Higinio Gómez Montejano; http://losdelasierra.info/