Melgarejo González, Juan Antonio

administracionfpi

Melgarejo González, Juan Antonio

Cargo: Militante de la organización clandestina en Jaén

Nacimiento: 9/12/1951, Baños de la Encina, provincia de Jaén

Fallecimiento ?

Biografía:

Al finalizar la guerra las tres organizaciones socialistas en la provincia de Jaén (PSOE, UGT y JS) habían sido destruidas materialmente: sus dirigentes y numerosos afiliados fueron encarcelados sufriendo penas de muerte y largos años de reclusión en prisiones y campos de concentración por toda España; a pesar de ello a partir de 1944 hubo varios intentos de reorganización clandestina en Úbeda, Jaén, Mancha Real, Torreperogil, Sabiote, Estación Linares-Baeza, Baños de la Encina, El Centenillo (Baños de la Encina), La Carolina… y Linares, aunque duraron muy poco porque sus organizadores, simpatizantes y algunos miembros de sus familias fueron a los pocos meses encarcelados y procesados nuevamente. En Linares, durante la década de los años cuarenta serían Manuel Bernal García (que hasta 1939 había sido presidente de la Casa del Pueblo y de la agrupación socialista, concejal y alcalde), y su hijo Ramón Germinal Bernal Soto, los que intentaron sin éxito reorganizarse local y comarcalmente, por lo que tuvieron que exiliarse en Málaga. Había de pasar casi treinta años cuando a finales de 1974 y primeros de 1975, Julián Jiménez impulsa la reorganización socialista en Linares. Cierta lasitud del tardofranquismo y el resultado favorable del PSOE del interior en los Congresos XXV y XXVI), crearon mejores condiciones para intentar otra vez clandestinamente la reorganización del PSOE en Linares, como en otras poblaciones de la provincia. Es el momento que aprovecha el histórico socialista Julián Jiménez para ponerse en contacto con el viejo socialista Martín García Pérez, de La Carolina, considerado como el cosario que las ejecutivas socialistas regional y federal tienen en Jaén a través de la carretera Nacional IV, teniendo ambos una reunión en “La Aliseda” (Santa Elena) con Alfonso Guerra, de paso de Madrid a Sevilla. A partir de ese momento Manuel Bernal y su hijo Ramón, liberado por la Ejecutiva Nacional del PSOE, pasan largas estancias en Linares, además de la constante comunicación epistolar y telefónica de Antonio García Duarte, Secretario de Organización de la Comisión Ejecutiva Confederal de la UGT, consiguen agrupar entorno a la figura de Julián Jiménez un grupo de veinticuatro personas, viejos socialistas, simpatizantes y del mundo laboral (profesores y obreros de todos los sectores, principalmente en la empresa linarense Metalúrgica Santana S.A. con más de 3.500 trabajadores); entre los trabajadores se encontraba el exminero Juan Antonio Melgarejo, combativo sindicalista de la HOAC que en 1966 por el cierre de la mina Enira se vio obligado a marcharse a Madrid, donde simpatizó con la CNT; no obstante en 1975, cuando volvió a Linares, se convierte en colaborador cercano de Julián Jiménez captando simpatizantes socialistas. En mayo de 1976 ya existía un pequeño grupo de 24 personas, que fueron convocadas para constituir el 2 de junio la agrupación socialista. Por unanimidad fue elegido presidente Manuel Bernal García, último presidente socialista de la Agrupación local de la II República; para la elección del Secretario General se propuso dos nombres: Juan Antonio Melgarejo y José Manuel Pedregosa Garrido, resultando elegido éste último; el grupo votante a favor de José Manuel Pedregosa había generado cierta desconfianza sobre la ideología Juan Antonio Melgarejo González, a pesar de la antigua vinculación con Julián Jiménez, ser familiar de Juan Melgarejo, que fue condenado a 12 años de prisión en 1947 por haber intentado reorganizar el PSOE en Baños de la Encina, o ser el primer socialista de la provincia de Jaén en proclamar con firmeza su afiliación al PSOE y oposición al moribundo régimen franquista. Juan Antonio Melgarejo, en su carta del 15 de junio de 1976 al Director del Diario JAÉN (entonces periódico del Movimiento), decía entre otras cosas: “Más que sorpresa, las declaraciones del señor Blanco Tobío, publicadas en su periódico del Domingo, día 13, vienen a crear un nuevo desconcierto entre la sufrida y amordazada clase trabajadora. No es que yo esté en contra de afirmaciones como: “en España sólo se hacen periódicos para la alta burguesía”, o cuando dice que una de sus preocupaciones “es producir una información que vaya al obrero en su propio lenguaje”. Para la OPOSICIÓN DEMOCRÁTICA en cuyas filas milito afiliado al Partido Socialista Obrero Español, las declaraciones del Sr. Blanco Tobío, con toda la carga de desconcierto y confusionismo que llevan implícitas, constituyen, cuando menos, un gran alivio por el reconocimiento tácito que las mismas suponen del estado de marginación a que se tiene sometida al conjunto de la clase trabajadora (entiéndase todos los asalariados, médicos, arquitectos, abogados, ingenieros, profesores y un larguísimo etcétera), cuyas cotas más altas se alcanzan entre la humillada, errante, y calumniada clase trabajadora andaluza, de la que formo parte … A mi no se me oculta que el declarar públicamente mi militancia en el Partido Socialista Obrero Español, puede incluso, llevarme a la cárcel, riesgo que acepto consciente de la responsabilidad que todos y cada uno de los españoles tenemos en los momentos actuales, en la búsqueda de caminos que nos conduzcan, a ser posible, sin traumas, hacia una auténtica DEMOCRACIA donde todos, sin excepción, nos sintamos libres”.

Fotografía: Archivo fotográfico FPI

Fuentes:

S. DE CÓRDOBA ORTEGA. Juan Antonio Melgarejo González