Sánchez Muñoz, José María

administracionfpi

Sánchez Muñoz, José María

Cargo: Militante de la organización clandestina en Jaén

Nacimiento: 4/7/1944, Linares, provincia de Jaén

Fallecimiento 9/2/1998, Linares

Biografía:

José María Sánchez se llamaba a sí mismo un “pelahierros” por ser desde los 19 años un simple metalúrgico, rectificador de la empresa Santana Motor de Linares. Cuando Franco falleció a finales de noviembre de 1975, en la provincia de Jaén sólo existían pequeños núcleos aislados de socialistas en las poblaciones de mayor entidad y desarrollo económico como Linares, La Carolina, Úbeda, Jaén, Andújar y Martos, pero inconexos entre sí a la espera de alguien que los comprometieran para formar parte de la federación socialista de Jaén, como del Sindicato. Es en este momento cuando José María Sánchez comienza a erigirse en el líder de un pequeño grupo de trabajadores de la empresa automovilística Santana Motor y de otras auxiliares, entre ellos Pedro Belinchón Sarmiento, Ramón Elbal Barranco, Manuel Rodríguez Méndez, sin olvidar el apoyo logístico que prestan Julián Jiménez y José Manuel Pedregosa en la reconstitución de la UGT en Linares y provincia. La primera aparición de José María Sánchez en el mundo de la reivindicación laboral fue en 1974. Un grupo de representantes sindicales de la CNS, entre ellos José María Sánchez y Pedro Belinchón, creyendo que había que boicotear al sindicato vertical en Santana Motor, renunciaron el 24 de julio a su cargo de enlaces que ostentaban desde las elecciones de 1971. Esta decisión fue aprovechada por la CNS para impugnar la presentación de ambos a las siguientes elecciones sindicales de 1975. Es en este escenario y a finales de 1975 cuando el histórico socialista Julián Jiménez Serrano capta a ambos para la reconstitución de la UGT en Linares. En junio de 1976 Julián Jiménez recibe un escrito de Antonio García Duarte, que había sido elegido Secretario de Organización en el XXX Congreso de la UGT, pidiéndole su colaboración para constituir formalmente la UGT de Linares, sirviendo de bastión para el resto de la provincia, o en palabras del mismo García Duarte, que tuviera vocación de gestora provincial. Días después quince simpatizantes de la UGT se reúnen en un local de la calle Jardín de Linares y eligen la ejecutiva local de la UGT de Linares: Presidente: Julián Jiménez; Secretario General, Pedro Belinchón; Secretario de Organización, Ramón Elbal; Secretario de Prensa y Propaganda, Juan Torres; Secretario de Asuntos sindicales, José María Sánchez; Secretario de formación, Salvador Castillo. El 3 de agosto de 1976 se da el siguiente paso constituyendo la Comisión Gestora de la Unión Provincial de UGT de Jaén, en la que José María Sánchez es elegido Secretario General y Ramón Elbal, de Organización. A partir de su elección ambos inician las visitas a las poblaciones cercanas a Linares (Bailén, Baños de la Encina, Guarromán, Mengíbar y Vilches), pero sin resultado. El 9 de septiembre José María Sánchez visita Jaén. Busca a Cándido Méndez Núñez para conocer de primera mano la situación de la UGT en la capital y en la provincia. Se da la coincidencia que encuentra a Cándido Méndez en compañía de Santiago de Córdoba, que también se había desplazado desde Andújar a Jaén para recibir información sobre su ciudad e identificar a los pocos socialistas locales. Después de una breve presentación, el resultado fue que todo estaba por hacer. A pesar de que el objeto de la visita de ambos era el de conocer la situación y nombres con los que contactar en los pueblos de la provincia, Cándido Méndez fue muy reticente en facilitarlos, excusándose que los tenía en casa y que al día siguiente los facilitaría por teléfono, que así lo hizo. A partir de entonces José María Sánchez se dedicó a recorrer los pueblos de la provincia, casi siempre acompañado por Santiago de Córdoba y, cuando las rutas eran por la parte oriental de la provincia lo hacía con Ramón Elbal y raramente con Pedro Belinchón. Entre José María Sánchez y Pedro Belinchón existían profundas diferencias sindicales en el centro de trabajo, pero sobre todo de interpretación y organización de la UGT como sindicato de clase. Mientras Pedro Belinchón, que procedía de la HOAC, mantenía una acción muy sujeta a los condicionantes que se tenía en el centro de trabajo y a los límites geográficos de Linares, José María Sánchez iba más allá: la única transición a la democracia no tenía otro camino que la ruptura democrática con el pasado siguiendo la siguiente ruta: movilización y conflicto social en toda la provincia en alianza con los movimientos sociales y políticos de la oposición al franquismo; vincularse en la acción con el PSOE, pero en el mismo plano, y según su expresión, “hincar la pica de UGT en cada pueblo y en cada empresa de Jaén”. El 2 de marzo de 1977 José María Sánchez convoca a una veintena de delegados de uniones locales, aunque muchas de ellas no están formalmente constituidas, asistiendo sólo seis (Linares, La Carolina, Baños de la Encina, Úbeda, Andújar y Cazorla). José María Sánchez propone ampliar los miembros de la Gestora y convocar para primeros de junio un Comité Provincial de las Uniones constituidas hasta entonces, que se aprueba, entrando a formar parte de la Unión Provincial, tres nuevos miembros. Al final de la reunión Julián Jiménez informa que próximamente se celebrarán elecciones generales constituyentes en España, un reto que sólo pueden afrontar los socialistas con garantías si las dos organizaciones socialistas se encuentran constituidas en todos los pueblos de Jaén, quedando un largo camino por recorrer en tan poco tiempo, pues al 28 de febrero sólo se habían constituido formalmente 12 Uniones locales de la UGT y 16 Agrupaciones del PSOE. La convocatoria de elecciones generales, el 15 de junio de 1977, sirvió para que la provincia de Jaén fuera el escaparate en el que José María Sánchez se diera a conocer durante la precampaña y campaña electoral: su figura quijotesca y voz cálida o altisonante, según pedía la locución, hicieron que a partir de entonces fuera la referencia sindical socialista en Jaén. A pesar de que José María Sánchez había expuesto en público que “el entreguismo de la UGT al PSOE era un suicidio político y sindical para UGT”, su nombre fue incluido en el quinto puesto de la candidatura del PSOE al Congreso; aunque el PSOE consiguió un gran resultado, cuatro diputados de los siete que correspondían al distrito de Jaén, José María se quedó a las puertas de conseguir el escaño. En diciembre de 1978 el histórico socialista Alfonso Fernández Torres fallecía en accidente de tren y, cuando a primeros de enero del año siguiente José María Sánchez le iba a sustituir, Adolfo Suárez disolvía el Parlamento convocando nuevas elecciones generales. El 9 de octubre se celebra en Linares el I Congreso de la Unión Provincial de UGT de Jaén, al que asiste Nicolás Redondo y Ramón Germinal Bernal Soto. El breve discurso de José María Sánchez defendiendo la gestión llevada a cabo por la Gestora durante un año y en condiciones adversas, relata una dura travesía del desierto pero, como dijo a los medios de comunicación, ésta “queda atrás, aunque nos servirá de impulso para hincar la pica de UGT en cada pueblo y en cada empresa de Jaén”. Cuando llegó el momento de elegir la ejecutiva de la Unión provincial de la UGT, se presentaron dos candidatos para la Secretaría General: José María Sánchez (Linares) y Marcos Gutiérrez Melgarejo (Jaén). José María Sánchez fue elegido con el 80,31% de los votos. Meses después (enero/febrero 1978) se celebran las primeras elecciones sindicales de la democracia; si hasta entonces la supremacía de Comisiones Obreras en las empresas de era total, con el respaldo del PCE fuertemente estructurado en casi toda la prvovincia, UGT les adelanta en número de delegados, cumpliéndose las palabras de José María Sánchez a los medios de comunicación, “hincar la pica de UGT en cada pueblo y en cada empresa de Jaén: de los 1.297 delegados a elegir, UGT consiguió 505 (el 39,93%) y Comisiones Obreras 345 delegados (25,29%); porcentaje que se superaría en 1980: el 47,66% y 25,94% respectivamente. El 25 de julio de 1978 se celebra en el II congreso Provincial de la UGT de Jaén, esta vez en la capital de la provincia. José María Sánchez es reelegido Secretario General. Cumpliendo una de las resoluciones del Congreso (liberar las Secretarías General, Organización y Acción Reivindicativa), en septiembre de 1978 José María Sánchez, Santiago de Córdoba y Cándido Méndez Rodríguez hicieron efectivas sus respectivas excedencias laboral y se dedicaron plenamente al Sindicato. En menos de año y medio UGT se encontraba organizada en todos los municipios de la provincia: de las 12 uniones locales en febrero de 1977, se había pasado a 54 en octubre, y 84 en julio de 1978; antes de terminar el año, en una circular a las uniones locales de la provincia, el Secretario de Organización, Santiago de Córdoba, les decía: “Hoy, cuatro meses después, hay 100 Uniones Locales y 31.600 afiliados, estando presentes en todas las ciudades, pueblos y aldeas la Unión General de Trabajadores. Esta expansión no se debe a una situación coyuntural, sino a la simbiosis de la UGT, sindicato socialista, con el trabajador y pueblo de Jaén, socialista históricamente y por el análisis de su explotación generacional”. Al año siguiente, el 1 de diciembre de 1979, se celebra el III Congreso de la Agrupación Provincial del PSOE en el Cine de San Carlos de Jaén; José María Sánchez es elegido Secretario de Política Sindical de la Ejecutiva. No obstante, unos meses antes, durante el Comité provincial de la UGT, junio de 1979, José María Sánchez comenzó a tener problemas de liderazgo entre algunas uniones locales, pero sobre todo de las federaciones de industria que pedían autonomía sindical y económica, lo que en ese momento era imposible por la grave crisis económica que sufría la Unión Provincial, debido fundamentalmente a la gran expansión que la Organización había tenido durante los dos últimos años y al paro que padecía Jaén. A partir de entonce los enemigos internos, en la UGT y en el PSOE, se enfrentan a su liderazgo y se inicia la caída lenta y prolongada de José María Sánchez y simultáneamente la escalada de Cándido Méndez Rodríguez en el Sindicato. A pesar de ello sigue manteniendo más crédito sindical que sus adversarios, además de ser aún baluarte político electoral; todo ello se confirmaba cuando el 1 de diciembre, en el III congreso de la Agrupación Provincial socialista, es elegido Secretario de Política Sindical y el 20 de julio del siguiente año reelegido por tercera vez consecutiva Secretario General de la Unión Provincial. El bagaje de su gestión sindical hasta julio de 1980 era incuestionable porque todos los objetivos del anterior congreso se habían cumplido: consolidar la organización, reivindicar el patrimonio histórico, la acción sindical en las empresas y negociación colectiva, participar exitosamente en las elecciones generales (marzo 1979), municipales (abril 1979), Referéndum andaluz (febrero 1980), y que la UGT de Jaén, junto a la de Sevilla, estuviera en la vanguardia, aunque con alguna oposición de la Ejecutiva Confederal, para la constitución la UGT de Andalucía (enero 1980). El 23 de mayo de 1982 se celebran las primeras elecciones andaluzas al Parlamento de Andalucía. De los 13 parlamentarios, la lista del PSOE consigue 8, entre ellos José María Sánchez Muñoz; no obstante, el enfrentamiento político en la Ejecutiva de la Agrupación Provincial, a la que pertenece, sumando su desconfianza hacia Cándido Méndez Rodríguez, que además de ser su Secretario de Acción sindical en la UGT, también era Secretario de Coordinación Política en la Ejecutiva del PSOE, se ve obligado a convocar el 1 de agosto de 1983 un congreso Extraordinario de la Unión Provincial. Esta situación provoca una división interna que desde 1976 no existía en el seno de la UGT; tal es así que se presentan tres candidaturas encabezadas respectivamente por Manuel Rodríguez Méndez (Linares), Ramón Padilla López (Santisteban del Puerto) y Cándido Méndez Rodríguez (Jaén). La candidatura integradora de Cándido Méndez fue votada por la mayoría de los asistentes y es elegido Secretario General. Casi al final de la legislatura del Parlamento Andaluz, José María Sánchez deja las filas del Partido y se afilia a Democracia Socialista (DS), del ex dirigente socialista vasco Ricardo García Damborenea, lo que provoca su paso al Grupo Mixto. En 1986, cuando termina la primera legislatura del Parlamento Andaluz, José María Sánchez se incorpora a su empresa, Santana Motor, colaborando muchas veces con la Unión local de Linares, falleciendo el 9 de febrero de 1998 a los 54 años. Desde el 26 de octubre de 2006, un centro de formación construido por el UGT para impartir cursos de FP a desempleados y trabajadores en activo, lleva su nombre: “Centro de Formación José María Sánchez Muñoz”. En Junio de 2002, cuando se celebraron los primeros 25 años de democracia española, el redactor jefe del periódico JAÉN, Manuel Ruiz de Andana, recogía la importancia que tuvo José María Sánchez para el socialismo provincial en los primeros años de transición: “…se ha dicho con razón que tenía el genio de la frase del pueblo, o lo que es lo mismo, que «poseía –como escribió Santiago de Córdoba- la dialéctica de lo popular, que es el lenguaje más universal y el más simple, más libre de errores y oscuridades, en el que se expresaba para pedir solidaridad, justicia y libertad…; su lenguaje producía admiración y un constante efecto de dominó sobre la provincia»”

Fotografía: Archivo fotográfico FPI

Fuentes:

S.deCórdoba/Andadura; A.B.Gómez/El PSOE de Linares. Transición; A.Checa/EGJ.VIII; S.deCórdoba/Antes y después de 1976; S.deCórdoba/Anales de Jaén 1975/80; AHASP/Jaén. Congresos