Las trece Rosas

Recién terminada la guerra civil, el 29 de julio de 1939, circulaba un coche por la carretera de Extremadura con dirección a Madrid, en el que viajaban el comandante de la Guardia Civil Isaac Gabaldón, acompañado de su hija de 18 años y el conductor del mismo. El oficial, que había sido miembro activo de la quinta columna franquista en Madrid, acababa de ser nombrado inspector de la Policía Militar de la Primera Región y encargado del Archivo de la masonería y el comunismo. Con los datos por él facilitados se instruían procesos contra miles de partidarios del régimen derrotado.

El coche fue tiroteado a la altura de Talavera, estrellándose contra un árbol de la carretera y muriendo los tres ocupantes. Aunque nunca se descubrió la autoría del ametrallamiento, se supuso que habría sido obra de alguno de los numerosos comandos de guerrilleros o grupos de soldados desenganchados de sus antiguas unidades, que no terminaban de aceptar la derrota.

El régimen franquista, considerando que se hallaba ante una conspiración de gran alcance, decidió responder con un escarmiento extremo. Además de detener a casi cuatrocientas personas en Madrid y la zona de Talavera, de las que la mayoría fueron ejecutadas de inmediato de una u otra forma, se eligió a un grupo de encarcelados miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas para ser acusados del atentado, en proporción de veinte por cada caído, con lo que se pretendía acabar con esta peligrosa organización juvenil para el futuro del régimen. El jueves, 3 de agosto, se celebró en las Salesas el sumarísimo y urgente consejo de guerra contra 58 acusados, todos ellos jóvenes que, precisamente por estar ya en prisión, era imposible que hubiesen participado en el atentado de la semana anterior contra el comandante. Los procesados fueron acusados del delito de adhesión a la rebelión, con la agravante de “trascendencia de los hechos y peligrosidad”, sin hacer mención alguna al atentado de Talavera. Todos ellos fueron condenados a muerte, con la excepción de Julia Vellisca, quien lo fue a doce años y un día de prisión, ya que sus hechos probados fueron calificados de menor graduación, como “auxilio” y no “adhesión” a la rebelión.

Muchos de los condenados habían sido encarcelados por la propia Junta del coronel Casado, que entregó a Franco los restos de la República, siendo allí fácilmente localizados por la policía franquista. Otros fueron detenidos posteriormente por ésta cuando recababan ayudas para los compañeros presos. El infiltrado Roberto Conesa, posterior y tristemente famoso comisario político de la policía franquista, había tenido una importante participación en estas delaciones y detenciones. Tras diez o quince días en las comisarías recibiendo continuas torturas, los hombres habían sido conducidos al penal de Alcalá de Henares, y las mujeres a la cárcel de Ventas, con capacidad para 650 mujeres, a dos por celda, y que por aquellos meses llegó a recoger a 5.000, apiñándose 13 en cada una.

El día 4 metieron a los condenados en capilla, diciendo a las mujeres que se pusiesen sus mejores ropas y se arreglaran como si fueran a ir al cine. Ellas se despidieron del resto de las presas, que las vieron totalmente serenas, ya que, a pesar de ser conocedoras de las penas dictadas, pensaron hasta el último minuto que les iban a ser conmutadas. En la madrugada del sábado, día 5, trece muchachas fueron conducidas en grandes camiones desde la cárcel al cementerio del Este, siendo escoltada cada pareja por tres guardias civiles. Al despuntar el día, y en la parte interior de sus tapias, fueron ejecutados los hombres. Hacia las ocho de la mañana lo serían las mujeres, una vez que fueron retirados los cadáveres de los primeros. Desde sus celdas de la cárcel de Ventas, el resto de las presas sobrecogidas oyeron nítidamente las descargas.

No sería hasta el 5 de agosto de 1988, cuando por acuerdo municipal se colocó una primera y sencilla lápida en el lugar en que fueron ejecutadas, en recuerdo de aquel colectivo crimen.

“Que mi nombre no se borre de la historia”

Carmen Barrero Aguado
Martina Barroso García
Blanca Brisac Vázquez
Pilar Bueno Ibáñez
Julia Conesa Conesa
Adelina García Casillas
Elena Gil Olaya
Virtudes González García
Ana López Gallego
Joaquina López Laffite
Dionisia Manzanero Salas
Victoria Muñoz
Luisa Rodríguez de la Fuente

#siempresocialistas

  • 00

    días

  • 00

    horas

  • 00

    minutos

  • 00

    segundos

Fecha

Ago 05 2021

Hora

All Day
Código QR